La nave vs la gorra

con 9 comentarios

dvsdfNada distinto a un día común de laburo y facultad. Día laborable armonioso, con cosas para hacer, cosas para terminar y cosas para empezar. Mates. Música, risas, silencios, enojos… ¿Quién no pasa por varios estados de animo estando 9 horas en una oficina? Somos humanos. En fin…

Facultad. Inglés. Entrega de notas. Un four: thanks God, thanks. Después, tema new. No cacé un fulbo. Fin de hora. Y la vuelta pa casa. Bondi. Retiro. Tren y nave. Si, después de llegar a la estación de Tigre agarro el auto y me voy a casa. Para, ¿dije agarro el auto? Perdón, quise decir: “la nave”. Me subo, prendo la radio, prendo las luces y salgo pa las casas. La palanca de cambios en la “D” de “Directa”. La nave se empieza a deslizar sobre el cemento. Guiño a la izquierda. Guiño a la derecha. Semáforo en rojo. Subo el volumen. Canto y bailo espásticamente. Hay razones para festejar: four in english.

Semáforo en verde. La nave esta contenta porque falta poco para llegar a casa. Gran tema en la radio: U2. Subo el volumen. Acelero. La nave también se excita. Miro al espejo. Atrás un auto. Al minuto me hace luces. Sigo. Luces de nuevo. Sigo. En un acto de viveza me doy cuenta que es la shuta, es la cana, es la rati, es la gorra que me quiere apresar. Luces altas. La nave esta a 1 km de casa. Luces de la gorra y ahora SIRENA. Listo. Cagué. Pero no, la nave quería llegar a la entrada del barrio. Ella se sentía más segura. La nave iba más rápido. La nave, en serio, estaba fuera de si. La shuta enojada, MUY. La nave frena. La gorra (a lo película shanqui) me intercepta el camino con una GRAN coleada.

Se baja la gorra. Enojada. Mano derecha en arma. Grita:

  • “Déme su registro, la cédula verde y el seguro. ¿Usted no vio las luces ni las sirenas?”
  • “No oficial, disculpe.”

La gorra se puso a mirar los pelpas, enojado, muy crispado. Se va a hablar con el Jefe Gorgory al gorracar. Vuelve. Me hace bajar, y me dice que una luz de atrás no me anda. Le doy la razón. Me vuelvo a sentar en la nave. Me mira. Lo miro. Mira la nave. Mira el interior de la nave. Y suelta un:

  • “Disculpe, ¿es automático?”

Y ahí dije listo, este es mío:

  • “Oficial, no sólo es automático, sino que acérquese y mire el kilometraje: son 144.234 kms, y son reales.”
  • “Que lindo que está, le haces algunos detalles de pintura y esto es una reliquia.”
  • “Si, gracias oficial.”
  • “Aparte, entre nosotros, ¡no te podía alcanzar!”

Y con una sonrisa le tiro:

  • “Viejo es el viento pero sopla, oficial.”
  • “Chau, suerte.”
  • “Adiós, oficial, que tenga buenas noches.”

la foto (3)

9 Comentarios

  1. pablo
    | Responder

    Muy lindo yo tengo uno 82 la verdad es una NAVE y tiene sus tiene sus historias

  2. richard
    | Responder

    vamos esa nave querida aver si te la vendo estoy en eso ya va a tener otras istorias jjajaj

  3. Marcos
    | Responder

    Muy bueno!!! y muy linda “la nave”

  4. Pluna
    | Responder

    Muy bueno! Ésitos campeón!

  5. Nacho López
    | Responder

    Jajaja, muuy bueno!

  6. MkBV
    | Responder

    Excelente!

¿Qué te pareció la nota? Comentá y dejá tu opinión, ¡me sirve!