Lo niego todo, Joaquín Sabina

con No hay comentarios

Lo-Niego-Todo-Savina-gallardofPasan los años y Joaquín, esta vez, parece destruir todo el estereotipo del que siempre creímos (y soñamos) que fue.

Se cae a pedazos, se desarma, se desintegra como un jarrón que cae al piso y se hace añicos.

Ya no es más aquella portada de uno de sus mejores discos, no tiene dos alas a los costados, ni esta orgulloso de sus vicios. Se desetiqueta, no sabe pedir perdón y ni tampoco es un libro abierto, sabe muy bien qué le conviene para hacerse daño.

Pasé horas en la vereda de la calle “De los Relatores”, en Madrid, soñando que salga por esa puerta grande de su supuesta casa, preguntándome, entre otras cosas, si lloraba con películas de amor.

Esta vez, me contestó: lloro con las más cursis películas de amor. 

Su sensibilidad dijo presente, entrado en años, parece admitir, de una vez por todas, que no es quien tu te imaginas. No hay nada que ocultar, ni siquiera que lo echaron de los bares, ni que defraudó a todos. 

Entró en una etapa reflexiva, ni el patatus del año 2.000 logró lo que logra el paso del tiempo, desarmarse para empezar de nuevo.

¿Acaso se cansó también de que le cuenten su vida? Quizás puede ser esa la necesidad de decir lo niego todo. 

En definitiva, ya no es más aquella persona quién creíamos que siempre fue, porque esta vez, si le preguntás, lo niega todo, incluso la verdad.


Video:


Letra:

Ni ángel con alas negras
ni profeta del vicio
ni héroe en las barricadas
ni ocupa, ni esquirol
ni rey de los suburbios
ni flor del precipicio
ni cantante de orquesta
ni el Dylan español

Ni el abajo firmante
ni vendedor de humo
ni juglar del asfalto
ni rojo de salón
ni escondo la pasión
ni la perfumo
ni he quemado mis naves
ni sé pedir perdón

Lo niego todo
aquellos polvos y estos lodos,
lo niego todo
incluso la verdad

La leyenda del suicida
y la del bala perdida
la del santo beodo
si me cuentas mi vida,
lo niego todo.

El tiburón de Hacienda
confiscador de bienes
me ha cerrado la tienda,
me ha robado el mes de abril.

Si es para hacerme daño
sé lo que me conviene
he defraudado a todos,
empezando por mi.

Ni soy un libro abierto
ni quien tu te imaginas
lloro con las más cursis
películas de amor

Me echaron de los bares
que usaba de oficina
y una venus latina
me dio la extremaunción.

Lo niego todo
aquellos polvos y estos lodos,
lo niego todo
incluso la verdad

La leyenda del suicida
y la del bala perdida
la del santo de oro
si me cuentas mi vida,
lo niego todo.

Lo niego todo
aquellos polvos y estos lodos,
lo niego todo
incluso la verdad

La leyenda del suicida
y la del bala perdida
la del santo de oro
si me cuentas mi vida,
lo niego todo.

¿Qué te pareció la nota? Comentá y dejá tu opinión, ¡me sirve!