#Día7 – Gato por liebre

Gracias Rosita por hacerme entender que esto no es sólo mío. Esto también es de los que me quieren. Dame unos días para hablar con los chicos, hoy necesito hablarlo con Cacho. Es jueves, y sabés que los jueves siempre nos juntamos. Me voy al escritorio.

Andá mi amor, cerrá la puerta y disfrutá, yo te aviso cuando esté la comida.

Horas antes, Roberto y Cacho habían quedado en hablar a las 19.30hs por videollamada. Suena el celular de Roberto.

Hola Cachito querido…

Pero qué dice mi amigo Roberto, epa… qué cara hermano.

Y… he tenido días mejores.

Pero ¿qué pasó?

Nooo, nada Cacho, esto del virus viste. Hoy en Italia, 683 muertos. Y muchos de nuestra edad…

Pero te dije Roberto que no mirés más.

Sí, pero no es fácil… sacame, contame alguna anécdota de nosotros que me traslade. Qué rico está este whisky…

Cacho mira el teléfono que lo tiene centímetros debajo de su pera. Sonríe levemente a la cámara con los anteojos a mitad de la nariz.

Cuál querés, tenemos tantas… Te acordás cuando fuimos a casar gatos con la carabina 22, qué manera de hinchar las bolas. Le levantamos la capocha al Citroën 2CV, manejaba Rosita y hasta creo que estaba embarazada… Yo tiraba, Rosita frenaba y vos juntabas el gato. Llenamos el Citroen de gatos… gatos de casas de por ahí, una locura. Entramos al corralón de lo de Martínez y empezamos a cuerearlos, qué olor a salvaje. Pero tenían carne blanca…

Una bala quedó en la calle y la vieja loca del pueblo, esa mañana, dijo que era la que había matado a Kennedy, estaba chiflada la pobre.

La noche siguiente invitamos a varios matrimonios a casa, el menú era “Conejo a la cazadora”. Ese día entraba una cocinera nueva a laburar, “qué costumbres raras tiene esta casa” dijo, después se quedó treinta años jajaja. En esa mesa éramos 10 o 12. Empezamos a comer, algunos repetían, y de repente vos pegás un maullido de esos que hacés y Chiche dice: “Esto es gato hijo de puta, mirá los huesitos” y se armó un quilombo… Unos vomitaron, otros se fueron a la mierda y quedó el cuento: “que no te vendan gato por liebre”.

Jajaja, qué linda noche esa…

Cacho se ríe, toma un sorbo de whisky, y dice: ¿Me vas a contar por qué estás tristón?

#PasarseEsComoNoLlegar #CoronaVirus #Cuarentena #Argentina

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.